La nueva arena social: Web 2.0

Ya muchos la conocemos. Usted y yo estamos ahora en ella, y ese “estamos” es el principio de las diferencias con nuestro mundo físico, pero también el principio de las coincidencias.

Cuando decimos que estamos en un Café nos referimos la mayoría de las veces a que estamos físicamente y en un momento dado en un lugar físico al que de común acuerdo llamamos “Café”. Cuando decimos que estamos en una página o en un blog, la concurrencia física y temporal ha dejado de ser concurrente. Cuando usted lea estas palabras yo estaré dormido, en el auto camino  a al oficina, comprándole comida al perro, o haciendo cualquier otra cosa que seguramente no será estar leyendo junto a usted; Y ahora que estoy escribiendo, usted no sabe que en un futuro estará leyendo este texto, posiblemente esté viendo una película, desayunando, o buscando el control remoto de la televisión.

En esta nueva arena “virtual” que de virtual tiene cada vez menos, la concurrencia no tiene que ver con tiempos ni con lugares físicos, sino con “momentos” y lugares informacionales. Pero lo más interesante de todo es que esa nueva forma de entender momento y lugar no nos cuesta ningún trabajo.

Los seres humanos somos máquinas de comunicación que no pueden dejar de funcionar (aunque algunas veces funcionen mal). Como anota Watzlawick en sus axiomas de la comunicación, los seres humanos “no podemos no comunicar”. Quizá por esta parte de la naturaleza humana es que esos nuevos conceptos de momento y lugar nos han sido fáciles de incorporar.

La Web era, hasta hace un par de años, un lugar para obtener información, una zona virtual donde vivían documentos y programas, pero era una extensión demasiado prometedora como para dejarla sin conquistar. Nos lanzamos con todo lo que teníamos a nuestro alcance para convertirla en un lugar más habitable, les quitamos a las máquinas y a los bits este espacio para volverlo nuestro, para volverlo social. Tanto fue el cambio que hasta lo consideramos un cambio de “versión”, la Web 2.0.

Si usted no conocía el término, no lo vaya a confundir con eso que han llamado Internet II o con una nueva versión de navegador. Lo que en realidad cambió fue el modo en que usamos la Web.

Ahora ya no es una actividad de “nerds” esto de poner un blog, sino una forma más de interactuar entre nosotros, entre seres humanos. Así como ir al cine o a pasear por una plaza comercial, ahora podemos “salir” a pasear en un blog o en uno de tantos sitios sociales. Podemos conocer gente nueva, conversar con viejos amigos, discutir con colegas, y todo por medio de la Web (para no mezclarla con los servicios de mensajería instantánea).

Nuestros problemas de encontrabilidad ahora ya no son sólo acerca de documentos o información, sino sobre personas, la información no ha dejado de estar, pero ahora los protagonistas volvimos a ser los seres humanos y nuestras obsesiones comunicativas.

La Web 2.0 o social ha cambiado incluso nuestra forma de trabajar fuera de ella, como bien recuerda Michael Platt en su artículo Web 2.0 in the Enterprise del último número del The Architecture Journal de Microsoft.

Juegos, software, dispositivos, todo nuestro despliegue tecnológico ahora toma en cuenta esa forma de navegar la Web, esa forma de vivir también en línea. Y es que de eso se trata la Web 2.0, de tener una extensión de nuestro mundo físico, una extensión donde seguimos siendo nosotros mismos, sin necesidad de virtualidades de ningún tipo, sólo, digamos, un cambio de sistema de coordenadas. Un cambio en nuestra manera de comunicarnos.

2 thoughts on “La nueva arena social: Web 2.0

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s