El santo patrono de Internet

Para muchas personas, Google se ha convertido en algo más que una empresa o un producto-servicio ofrecido por una empresa. No falta el que dice que “Google es Internet” o el clásico: “Si no está en Google, no existe”. Y no es para menos, el gigante de los buscadores se ha posicionado como el servicio de búsquedas más utilizado en el planeta. ¿Pero quién es realmente ese gigante?.

Google se ha caracterizado por una excelente estrategia de mercado dirigida hacia el mundo Geek y los profesionales del software que lo promociona a su vez a la gente normal, una estrategia de lavado de cerebro que le ha funcionado increíblemente bien. Muchos profesionales del software y entusiastas de la tecnología creen que Google es un promotor del Open Source, de la pluralidad y de las libertades civiles, y por contrapartida, el enemigo acérrimo de Microsoft y sus políticas imperialistas.

Me temo que, para todos aquellos Jedis de Google, la realidad pasa a través de un filtro enorme, el filtro de Google.

Google es una de las empresas con prácticas más imperialistas, irrespetuosas y acaparadoras del planeta. Si hay una empresa que contradiga los ideales del software libre, sin duda alguna Google ocupa el puesto.

Y para profesar con el ejemplo, Google ha decidido no liberar ninguno de sus productos bajo el esquema del Open Source.

Ahora el amigo de Firefox se vuelve contra el navegador más emblemático de la comunidad “libre” y saca su propio navegador, Closed Source por supuesto.

Pero Firefox no es el único en la lista de ataque de Google, ahora también la Wikipedia, uno de los proyectos más interesantes y sociales de internet, tendrá que probar suerte en una batalla desigual contra una de las empresas más grandes del planeta.

Parece que el santo patrono del Internet no le gusta que otros hagan lo que él cree que  puede hacer mejor, y como la Wikipedia parece un buen negocio, Google ya se puso a hacer su propia versión que, por supuesto, no es Open Source.

Lo curioso es que la gente sigue viendo a Google como el gran protector del software libre y a Microsoft como el impero del anticristo, sin embargo, Microsoft sí tiene varios proyectos Open Source a diferencia de Google. Pero la gente es gente, como decían los muppets, y se adhiere ciegamente al refrán de mata un perro y te dirán mataperros.

Personalmente, seguiré usando los servicios de empresas sin dobles caras y falsos discursos, incluyendo la wikipedia, wordpress, hotmail, office live, etc.

No sólo los productos con mayores ventajas directas son mayormente consumidos. El consumidor es un ser humano aunque lo olvide Google, y los ideales y la visión de las empresas y asociaciones detrás de los productos que usamos también nos interesan.

Los usuarios de la Wikipedia no sólo la usamos por ser una fuente bastante confiable de información, sino por ser un proyecto de colaboración global humana, independiente de intereses empresariales o de gobiernos de profetas.

Quizá Google haría bien en escuchar las palabras de O’Reilly en la conferencia de la Web 2.0: “Do you see a problem here?”

Para los que creen que Google es el de las grandes ideas, aquí está la lista de las empresas que ha comprado el gigante: http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_Google_acquisitions. Ya dirá usted a quién hay que agradecerle por gmail, google maps, adSense y todo lo demás (incluyendo el primer motor del buscador, basado en A9, un proyecto Open Source de Amazon).

4 thoughts on “El santo patrono de Internet

  1. Saludos.

    Efectivamente se cae en terreno lodoso cuando uno mezcla una interpretación política con el comportamiento empresarial.

    Microsoft efectivamente es una empresa que utiliza su monopolio en windows para extender su influencia, pero esto significa que no tenga buenos productos.

    Google efectivamente es competidor de Microsoft, pero esto no significa que este del lado del software libre, que es el otro gran competidor publico de Microsoft.

    De la misma forma, el modelo de desarrollo del software libre es solo una forma de hacer un trabajo, y no una forma de hacer revolución en contra de imperios.

    Mitos hay muchos, sorprende que la gente mezcle la actividad de empresas, que buscan el éxito comercial en un mercado libre, con consideraciones morales o idealistas como la libertad. Eso es mezclar peras con manzanas, o como dicen los españoles, churras con merinas.

  2. Iván,

    Permíteme estar en desacuerdo contigo, pero no puedo ni quiero evitar la ética ni la moral cuando hablo de empresas y de su actividad. Las empresas, finalmente, son creadas y dirigidas por humanos, que de ninguna manera están ajenos a la ética. De la misma manera, los usuarios de los servicios o los consumidores de los productos de las empresas también son muy humanos y la ética no puede dejar de tener algo que ver.

    Eso de “no es personal, sólo negocios” es una fórmula demasiado fácil. Yo creo que todo es personal, creo que el secreto está en que todo es personal, la publicidad de Amazon es personal, la publicidad de Google es personal, mi coreo en Live Mail es personal, y sí, por supuesto, también son negocios.

    Mi actividad como profesional pasa todo el tiempo a lado de la ética y de la moral. No engañar a mis clientes, ayudarlos a encontrar valor en sus procesos que se refleje en los sistemas, hacer siempre mi mejor esfuerzo, etc. Todo eso lo hago porque es personal, porque me importan los valores éticos y morales y tengo la suerte de que además, es rentable a largo plazo pues favorece la lealtad de los clientes.

    Respecto a las luchas libertarias y el software libre, me temo que para muchos, la “idea” detrás del software libre es precisamente esa, que es una forma de lucha por la libertad (por eso la broma de los Jedis), y creo que está bien que existan estos movimientos y creo que está bien que la gente busque la libertad. Aunque no estemos de acuerdo con sus propuestas. Está bien que existan propuestas de Open Source que no buscan esa libertad, sino que se colocan como esquemas exitosos de negocios (MySQL, Firefox, etc). Como dice una canción de Lluis Llach, ser diferentes es los que nos da riqueza.

    Yo soy de los que piensan que las empresas sí tienen responsabilidades sociales, son parte de la sociedad y deberían tratar de hacer de este un mejor lugar, no se debería tratar sólo de hacer dinero.

    Mi opinión era contra el prejuicio moral acerca de Google y Microsoft, pero no en contra del juicio moral, subjetivo y personal acerca de estas empresas. En este caso, pondré en el frutero peras y manzanas sin distinción.

    Un afectuoso saludo

  3. Saludos!

    Ahora te entiendo cuando dices que entre nosotros “desacuerdo” significa deseo de extender la idea del otro en lugar del más común significado de pensar distinto. Y es que yo soy un creyente de la responsabilidad social de las empresas a las que veo de hecho, como órganos de la sociedad para alcanzar metas.

    Pienso que al dar inicio a toda empresa es necesario identificar cuales objetivos de la sociedad se van a asumir como propios, ya sea la generación de tecnología, la creación de riqueza, u otro. El alinear los objetivos corporativos a uno o más objetivos de la sociedad en su conjunto es requisito indispensable de toda gestión moderna de éxito.

    Lo que sorprende a muchos, es que aún cuando se tiene este discurso se reconozca una dimensión económica material a las empresas. Muchos piensan y se equivocan al hacerlo, que Linux es parte de una cruzada por la libertad, en lugar de ser un Kernel capaz de ser utilizado en la generación de productos.

    Que Microsoft o Google tengan un impacto especifico en nuestras sociedades es cierto, pero pensar que las grandes compañías van a descuidar sus intereses materiales es simplemente ingenuo.

    Lamentable en América Latina dicha ingenuidad es muy común. Tenemos muchos ejemplos de luchas políticas que terminan en la nacionalización de empresas, por ejemplo, solo para descubrir años después que hemos hecho un daño a la sociedad al haber cambiado a una empresa que hacía su trabajo por otra que lo descuida.

    Hay que recordar a Adam Smith. Él creía que la búsqueda libre del propio interés a la larga se estabiliza, por las fuerzas del mercado, en el beneficio de la sociedad toda. Dicho interés es egoísta, pero el resultado de la competencia entre todos los participantes redunda en riqueza para la sociedad y no, como algunos piensan, en miseria para las masas.

    Pero lo dejo hasta aquí, ya que la política no es lo nuestro.

    Un saludo también, que el afecto es mutuo.

  4. Iván,

    Esa conclusión final me ha parecido un poco demasiado capitalista. No me lo tomes a mal, en realidad no tengo nada en contra del libre mercado ni la globalización.

    No conozco a Adam Smith, pero ya se ve que era un soñador. No estoy seguro de que el puro egoísmo, por más inteligente que sea, pueda llevarnos a una mejor forma de vida. Pero en este tipo de cosas, lo seguro es que nadie conoce la verdad.

    La idea del egoísmo colectivo como un motor de auto organización me ha recordado aquellas teorías sobe la inteligencia colectiva de hormigueros y líquenes. La diferencia está en que tanto hormigas como líquenes son bastante estúpidos, y los humanos somos, o nos creemos, inteligentes. Cuando los individuos del sistema son arbitrarios (inteligentes) en sus decisiones, la posibilidad de una auto organización disminuye. Espero que tú y Adam Smith tengan razón y a pesar de nuestra “inteligencia” los humanos tengamos aún esperanza.

    Seguiré tu consejo y no comenzaré a hablar de gobernantes y políticos, que además de que no sé si podré parar, hace daño hacer tanta bilis.

    Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s