O’Reilly vs Web 2.0

No se emocione, O’Reilly no va contra la Web 2.0, sólo ha sugerido (peligrosa sugerencia) que pensemos en qué es y cómo usamos la Web 2.0.

Primero que nada, déjeme repetir lo que ya había dicho antes, la Web 2.0 no son sólo blogs y comunidades en línea o peor aún, la versión de algún software. No, la Web 2.0 no tiene que ver con productos sino con usos, el que cambió de versión no fue de algo sino el uso de ese algo. Es decir, ni siquiera nosotros cambiamos de versión, aunque les pese a los entusiastas optimistas, lo que hicimos fue adquirir una nueva versión del uso de la Web.

Y fue el mismo O’Reilly el que la creo a la manera adánica. La Web 2.0 ya estaba allí como lo estaban las tortugas y las ballenas antes de que Adán las nombrara, pero por extraño que parezca, no podíamos decir que estaba allí, y es que no tenía nombre, y cuando algo no tiene nombre es como si no existiera. Como decía Wittgenstein, de lo que no se puede hablar, es mejor callar. No podemos decir nada de lo que no sabemos cómo hablar por que ni siquiera sabemos que podemos hablar.

Fue un nombre lo que nos dio O’Reilly, y junto con el nombre, nos hizo darnos cuenta de la existencia de esa nueva forma de uso, con el nombre nos regaló la Web 2.0 y ahora, un par de años después, nos pide que miremos su regalo y que lo volvamos a mirar y que pensemos al respecto.

La Web 2.0 vista como un entorno, es una arena social. Las aplicaciones más famosas de la Web 2.0 como facebook o Hi5 tienen como motor de negocios la actividad social de los participantes. El nuevo uso de la Web es un uso social, donde la colaboración, la comunicación y la trasmisión de documentos e información es entre personas.

Pero las actividades sociales no son únicamente entretenimiento, mucho menos lo son aquellas que llamamos “responsabilidades” sociales, y es sobre esto que nos sugiere O’Reilly que pensemos un momento. No está pidiendo que ahora la Web 2.0 se convierta en un montón de sitios por el bien común ni de enseñanza de los buenos modales, sino en las posibilidades sociales de un nuevo entorno, donde podemos divertirnos pero donde también podemos buscar soluciones a problemas individuales y sociales.

Personalmente coincido con O’Reilly, no creo que deban desaparecer los iBeer o el SuperPoke de facebook, pero creo que podemos también buscar la manera de usar la computación social para obtener beneficios a un nivel un poco mayor que el personal.

Son las empresas las que crean los espacios Web 2.0 y es la gente la que les da vida. Ambos, creadores y animadores son parte de la sociedad y pueden asumir sus responsabilidades sociales tanto en la vida real como en la Web 2.0.

Tenemos además la ventaja de que en la Web 2.0 la burocracia gubernamental no ha venido aún a entorpecernos. Todos juntos, los que vivimos y conformamos a la sociedad, podemos intentar hacer de este un mundo y una Web más habitables.

Para ver más…

One thought on “O’Reilly vs Web 2.0

  1. Me parece excelente la nota que acabo de leer. Felicito ampliamente a la persona que lo realizo y a la vez me permito solicitar que siga realizando este tipo de trabajo de información para todos aquellos como yo, que estamos iniciando en el mundo del desarrollo de web. Mil Gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s