El meneofranquismo y otras falanges

Ya sé, ya sé, que si no me gusta mejor ni darle importancia, para qué perder el tiempo escribiendo del asunto, etc. etc. Pero bueno, uno que es rete mula.

¿Conoce usted Menéame? Es un sitio más o menos igual que Digg, StumbleUpon y otros de esos agregadores de noticias. La idea es simple, si usted he leído una noticia en una página de internet que cree que todo el mundo debería leer, envía la liga con algún comentario y listo, un montón de usuarios se darán su vuelta por allí. Y aquí empiezan los problemas: son un montón de usuarios, y como si la estadística sí funcionara, son un muestreo de nuestra sociedad, si a la mayoría de la gente del mundo real le gusta la cátsup, a la mayoría de los usuarios de estos sitios les gustará la cátsup también.

meneofranquismo

 

Cuando yo conocí Menéame y Digg y otros del tipo, las páginas invitaban a la gente a publicar incluso las noticias o notas escritas en los blogs personales de los usuarios, una especie de autopromoción en un mural de anuncios para internautas. Al paso de pocos meses, los administradores de estos sitios decidieron cambiar su política y restringir un poco la naturaleza de envíos. Me imagino que muchos usuarios comenzaron a enviar únicamente las notas o noticias publicadas en sus propios blogs (lo cual tampoco me parece tan malo, pero buen, cada quien hace de su cola un papalote). La política de envío de notas dice más o menos lo siguiente “No envíes sólo noticias de tu página personal, trata de ser más incluyente”. Hasta aquí, todo suena bastante razonable.

En Menéame, como en muchos sitios sociales, existen sistemas de incentivos que ayudan a que los usuarios se hagan seguidores del sitio y compitan entre sí para ganar más puntos o mejor calificación. Los usuarios con altos puntajes usualmente tienen más privilegios en el sistema y son premiados con cuadros de honor como los de las escuelas de cuando éramos chamacos.

El problema es cuando un sitio social no consigue controlar a sus usuarios y permite la formación de grupos de poder entre ellos, que es justo lo que ha sucedido con Menéame, donde los usuarios están más preocupados por penalizar los envíos de noticas que por sacar un provecho real del sistema. Y lo de poder tampoco se lo tome tan en serio, en un sitio social el poder difícilmente llegará a algo más que el derecho a molestar a otros usuarios.

Lo que me sorprendió mucho y me llevó a escribir esta nota fue que ayer envié mi tercer envío a Menéame, se trataba del post de un amigo y compañero de trabajo acerca de un videojuego. Lo primero que pasó fue que alguien me marcó el envío como Spam, porque decían que llevaba tres envíos del mismo sitio. No sé usted, pero mi concepto de Spam es bastante diferente. Pero dejemos de lado la sutileza de las definiciones. Resulta que navegando entre los “pendientes” me encuentro con otro envío al que han penalizado, tiene un comentario y decido entrar a ver de qué va la cosa. Resulta que el autor del envío parece ser el autor de un libro y la noticia que está “meneando” es acerca de su libro, lo cual me parece la mar de razonable a mí, pero no a los fachos de Menéame. El comentario que le han puesto dice más o menos así “Te perdonamos porque es tu primer envió, pero léete las reglas de uso, sobre todo eso de la autopromoción”. Resulta que a los ultras estos no les gusta que uno hable de sus propias cosas. Investigando por allí, me di cuenta de que les molesta cualquier cosa que no esté escrita en español (son españoles la mayoría), los ofende sobre manera que se ponga algo en catalán o en vasco o en gallego, mayorías son mayorías. Tampoco les gusta mucho que se hable de América Latina, que se hable en contra de Linux o a favor de Microsoft, etc.

La más notable diferencia entre Digg y Menéame no es que uno esté en inglés y el otro en español, sino sus usuarios. En uno, la gente está más preocupada por usar el sistema, por sacarle un provecho, si algo no les gusta, sólo no lo votan positivamente y pasan de largo, en el otro, están muy ocupados en ver si se debe penalizar el envío o hasta al usuario.

¿Existe un problema? Sí y no, para personas como yo que creemos en la libertad, Menéame es un sitio incómodo, pero también creo en la auto organización de la sociedad. Si los usuarios de Menéame son fascistoides es problema de ellos, no me caerán bien, pero así son ellos. Seguro que para estos usuarios el sistema funciona bien, las noticias que llegan a la página principal son las que realmente les interesan y tienen un escuadrón de falangistas cuidando que no lleguen las noticas que al grupo no le interesan. El resultado es que algunos estarán a gusto en el sitio y otros no, los que no estemos a gusto, pasamos de largo y buscamos otro lugar más agradable.

Otro ejemplo de intolerancia e incapacidad de comprensión lo observé hace algunos meses en el sitio de Yahoo Respuestas. Yahoo Respuestas, si usted no lo conoce, se trata de un portal en el que la gente escribe preguntas y otros usuarios le contestan lo mejor que pueden. Por el diseño del sitio, la mayoría de su población es de adolescentes, y las preguntas más recurrentes son “¿Qué hacen a estas horas de la madrugada aquí en lugar de estar de fiesta?” o “Mi novia me dejó, ¿qué hago?”. Las respuestas tampoco son la gran cosa, pero el sitio es interesante y sin lugar a dudas no padece del neofranquismo de Menéame. Pero tampoco son unos defensores de la razón.

Resulta que una chica lanzó una pregunta muy interesante. Decía que su maestro de la escuela les había puesto un ejercicio en el que tenían que formar dos equipos y cada uno defender una posición, la idea era enseñarlos a argumentar. El tema sobre el que debatirían eran “los nazis” (¡miré usted que coincidencias!), y la chica estaba en el equipo que defendería a los aliados de Hitler. Lo que pedía era que le ayudaran a defender a estos personajes, pues ella lo veía un poco difícil.

Un montón de bien intencionados comenzamos a responderle, alguno bastante informado, pero también comenzaron a llover los comentarios de escuincles dándoselas de malvadotes con sus “¡mueran los judíos!” y otras animaladas. Por supuesto, también aparecieron los que se desgarraban las vestiduras porque un grupo de personas estuviesen intentando ayudar a una niña a defender a los nazis para su tarea de la escuela. Ni los ciberskinheads ni los antinazis entendieron un rábano del asunto, pero dieron tanta lata que al final la pregunta fue eliminada del sistema, a pesar de que era, a juicio de un servidor, una de las mejores preguntas que jamás ha visto en ese lugar.

El caso es que en este mundo del señor las personas somos y seguiremos siendo muy humanas, por más que nos pongan un espacio virtual para ligar y decir tarugadas. Creo que al final del cuento, en Yahoo Respuestas seguirán preguntando que qué se hace si se está enamorado del hámster del vecino y en Menéame seguirán con sus intolerancias infantiles. En esta carrera por la inmadurez y la puerilidad los únicos que salen bien librados son los verdaderos chamacos.

Ojalá usted se encuentre muchas buenas comunidades de gente interesante para usted, y si yo le soy demasiado antipático, pues dese la vuelta y siga su camino o haga de mí la comidilla de su comunidad virtual, o no haga nada, lo que le sea más fácil.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s