El software es acerca de las personas

tron

Los desarrolladores de software olvidamos fácilmente cuál es la esencia de nuestro trabajo. Hacer y diseñar software no se trata de lenguajes de programación o patrones de arquitectura, ni siquiera se trata de máquinas; se trata de personas. El software es una herramienta que usamos los seres humanos para comunicarnos y optimizar nuestras tareas, y como cualquier herramienta, su valor radica únicamente en la ayuda que nos ofrece y no en las técnicas y materiales de fabricación.

El software no es una obra de arte con un valor en sí mismo, ni un bien como podría ser una casa o un automóvil. El software es más bien como una línea telefónica, es un servicio. Los desarrolladores de software somos creadores de servicios. Más allá de las técnicas de desarrollo que nos invitan a pensar en la creación de un sistema como si se tratara de la creación de un producto (Larman), hacia nuestros usuarios y clientes, el desarrollo de software tiene su valor en el servicio que ofrece el “producto” terminado.

Para que los lenguajes, las metodologías y las métricas tengan sentido, los creadores de sistemas debemos buscar el sentido de nuestro trabajo en los procesos y las relaciones reales de las personas que usarán nuestras creaciones. Son las personas las que le dan sentido a nuestras palabras y nuestras descripciones, son ellas las que darán sentido a las pantallas y las interfaces.

Las famosas bromas acerca de la “incapacidad” técnica de los usuarios que circulan entre los programadores sólo ponen en evidencia una de las más grandes incapacidades de los desarrolladores de software: la incapacidad de entender a los usuarios y por ello mismo, la incapacidad de entender el sistema que se está creando.

Si nuestros usuarios no saben cómo usar una computadora, el problema no es de ellos, sino nuestro. Nuestra tarea consistirá en crear un sistema que sea fácil de usar para quienes no tienen experiencia previa en el uso de computadoras o teléfonos. Cuando ellos cometen errores en el uso del sistema, quienes se han equivocado somos nosotros. Nuestra tarea es ayudarles, no complicarles la vida ni forzarlos a aprender complicados procedimientos, mucho menos obligarles a interpretar correctamente crípticos mensajes de error.

Nuevamente son los desarrolladores de juegos los que nos pueden enseñar mucho acerca de la usabilidad del software. Ellos nos han demostrado que es posible crear sistemas fáciles de usar para personas de casi cualquier edad, con diferentes niveles de experiencia de uso de computadoras. Años de experiencia en el diseño de interfaces y de patrones de interacción no debieran ser despreciados por los desarrolladores de aplicaciones empresariales. Es un ingenuo error ignorar los videojuegos como un reservorio de patrones de software sólo por el hecho de que nosotros hacemos “cosas serias”. No hay nada más serio ni complicado en el mundo del software que crear videojuegos exitosos.

No se trata de una receta, sino más bien de un consejo, una buena práctica: cuando cree software, observe a sus usuarios, observe sus caras, sus manos, hable con ellos, y sobre todo, escúchelos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s