La influenza, las influencias y la estupidez

paraviajerosYa está demasiado de moda esto de la influenza y en México ya no se puede hablar de otra cosa, así es que le hablaré de lo mismo. Ni modo, se amuela.

Resulta que en este país, donde los puestos de los funcionarios de salud se deciden en una comida entre cuates con el presidente o el gobernante en turno de prebendas, las cosas ya se pusieron color de hormiga, precisamente, porque nuestros inteligentes y preparados funcionarios no tienen la más remota idea de lo que se debe hacer.

Además de favorecer un uso indiscriminado del tapabocas, objeto que ya debería incluirse en los catálogos de Gucci de adornos personales, ahora en la Ciudad de México, el carnal Marcelo, ese oligofrénico sin freno que nos gobierna, tuvo la genial idea de obligar a los choferes de transporte público a usar tapabocas y guantes, eso o les quitan el vehículo.

Sólo a las incompetentes autoridades capitalinas se les pudo ocurrir algo así. Si en los guantes de los choferes se acumulan un montón de partículas virales y otros bichos, eso es lo de menos, lo importante es que no se les arruine el manicure con el alcohol y jabón que deberían usar para desinfectarse las manos. Los virusitos podrán seguir su tranquilo camino de usuario y usuario a través del dinero o de los mismos guantes de los choferes.

Respecto a los tapabocas, nada mejor que un caldo de cultivo a la altura de la nariz para que las cosas mejoren. ¡Usted nomás imagine la cantidad de alimañas microscópicas que se van a acumular en los tapabocas después de una jornada de trabajo! Hay que ser demasiado ignorante y falto de sentido común para andar girando esas ordenanzas.

Pero las cosas no paran allí, tenemos la prohibición de abrir a los antros, bares y restaurantes de esta ciudad, para que la gente, además de gripienta, ahora ande del tingo al tango buscando comida, y es que, aunque los gobernantes no lo crean, los habitantes de esta ciudad también comen y también trabajan, y a veces, casi nunca según ellos, uno tiene que comer cerca del lugar de trabajo y uno no trabaja cerca de donde uno vive. Pero eso al carnal no le importa, ni eso ni tener toda la ciudad hecha pedazos, con agujeros por todos lados y maquinaria sin trabajadores. Porque usted no está para saberlo ni yo para contárselo, pero los trabajos en las obras viales sólo se hacen una vez por semana y eso es así desde antes del teatro éste de la influenza.

En fin, que aquí las cosas van de mal en peor, no por culpa de los virus ni de los cerdos, sino de los estúpidos gobernantes y las influencias que tienen para colocar, en puestos importantes, a unos retrasados mentales que no debieron nunca obtener un título universitario (ya ve usted un ejemplo de porque no creo en las certificaciones).

Para terminar, y para contrarrestar un poco este consumo irracional de tapabocas, le invito a dejarse la cara en paz, lavarse las manos frecuentemente, dejar de tener miedo a lo menso y ocuparse de cosas más importantes que no sean sólo esta mugrienta super gripa.

Y si usted es de esos necios que seguirán usando su disfraz de ninja de quirófano, le pido sólo que sea original y se haga usted mismo un tapabocas con Puca, Bob Esponja, el escudito del América o lo que le de la gana. O de plano, si quiere, póngase una máscara del santo, un pasamontañas como el sub o un elegante casco de Dart Vader

Actualización: El retrasado mental del presidente, en un acto de irresponsabilidad total, acaba de decir que todas las actividades no escenciales se suspenderán del 1° al 5 de mayo… supongo que para asegurarse de que, además del problema epidemiológico, ahora tengamos un inmanejable problema económico.

4 thoughts on “La influenza, las influencias y la estupidez

  1. Sin quitar ninguna responsabilidad a los políticos, creo que los medios de comunicación tienen su parte de culpa en fomentar el miedo, al menos por aquí.

  2. Sin duda Hiro, en busca de “noticias” que aumenten los ingresos de los medios, se lanzan a decir lo que sea, sin importarles mucho si se trata de información útil, exageraciones o malinterpretaciones, o de plano mentiras completas.

  3. wigahluk: los que estamos oyendo las noticias desde fuera, no logramos ver el verdadero alcance de las cosas, de modo que tu artículo ha sido esclarecedor, lo leeremos en familia, que por lo menos la mía sepa lo que pasa desde adentro, ojalá te lea mucha gente. Si pudiera hacer algo dese aquí…
    Un beso, vaya, que este no va con gripe, digo yo.
    ADE

  4. Gracias Ade. Las cosas aquí siguen mas o menos igual, estamos en paro parcial de actividades decretado por el gobierno federal. Mi opinión es que se espantaron demasiado y sobrereaccionaron. Por lo que pude ver en el sitio de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud Mexicana, en su reporte sobre enferemedades respiratorias, el promedio semanal de neuomonías desde el año pasado es de poco más de 3000, lo que corresponde con los números inicialmente divulgados por el gobierno. Quizá el secretario de salud mexicano ni siquiera conoce y mucho menos ha leído el mentado informe. :(

    En fin, gracias de todos modos, y que la gripe se quede en un susto :)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s