Lo fácil es prohibir

Lo fácil de la intolerancia

Entre reprimir y tolerar, lo más fácil, al menos así lo entienden los políticos y gobernantes, es reprimir. Tolerar cuesta, hay que aguantarse a que las cosas no sean siempre como uno quiere, hay que negociar con los otros, aceptar que a veces no se tiene la razón, incluso más, aceptar que a veces, aunque uno crea tener la razón, tiene que permitir que los demás también la tengan o que se haga lo que los demás quieren aunque “no la tengan”. Y es precisamente por eso de la negociación que la tolerancia parece sólo viable donde hay educación, sin embargo, se trata de un círculo vicioso, donde hay tolerancia también será más fácil mejorar la educación.

El respeto por los demás no es ignorar al otro, pasar a su lado sin mirarlo, podar el árbol para que no se acerque a la casa del vecino. El respeto implica poder negociar y tolerar a los demás. Reconocerles su derecho a disentir, a tener la razón aunque no sea la misma razón que tenemos nosotros. Las leyes que prohíben no garantizan la libertad, la limitan, y con ello, van eliminando la tolerancia y el respeto por el otro, alienándonos, convirtiéndonos en obedientes e intolerantes votantes.

Prohibido ventanear a la autoridad

En este diciembre, en la Ciudad de México, anduvieron pululando unas cosas llamadas coloquialmente “alcoholímetros”. Unos operativos con los que el gobierno espera interceptar a los borrachitos en su camino del bar a su casa o al siguiente bar o a donde sea. La gente, borracha pero no pendeja, solidaria como lo exige la navidad, comenzó a informar mediante Twitter la localización de los “alcoholímetros”. Si usted salía de una fiesta con una Don Perignon a cuestas, sólo tenía que revisar el Twitter y evadir a los bien intencionados polis.

Al gobierno de la ciudad esta participación ciudadana no le cayó en ninguna gracia (me inclino a pensar que ninguna participación verdaderamente ciudadana es de su agrado). La respuesta del gobierno fue: “hay que legislar para evitar este uso de las redes sociales”, o sea: hay que reprimir. ¿Porqué?, porque no se les ocurre ninguna otra alternativa o quizá porque es eso lo que realmente quieren, evitar que la gente ande por allí sin la correa de la autoridad. Y allí sigue, en el tintero legislativo de esta “progresista” ciudad, la prohibición de usar las redes sociales para informar a los demás de lo que hace y deja de hacer la autoridad.

Prohibido ventanear a los políticos

Como es costumbre, en éste país como en muchos otros, durante las contiendas electorales se dicen muchas cosas, algunas ciertas, la mayoría falsas, pero eso sí, en todas direcciones. Que los candidatos y los partidos traten de boicotear o desprestigiar a otros candidatos y partidos es el pan de cada día. A nadie le espantaba, así era el juego y todos conocían las reglas antes de entrar a la cancha.

Resulta que ahora, con el pretexto de una supuesta biografía de uno de los políticos más candidateables de éste país, a los políticos mexicanos se les comenzó a ocurrir que lo más fácil es “legislar” y convertir en delito la calumnia, por rebuscada que sea, de esos buenazos que nos gobiernan o nos quieren gobernar. El colmo es que el supuesto delito incluirá cualquier cosa que uno diga que “pueda afectar la credibilidad de un personaje político”. Si a esas vamos, los primeros en ser acusados deberían ser los políticos mismos, que con sus discursos y sus antecedentes se han restado de antemano toda la credibilidad posible, dejándole a los demás el pírrico placer de cantarles sus verdades.

El caso es que, como no pueden demostrar que son personas honradas y preocupadas por la gente, o porque es un buen pretexto para seguir deteriorando la libertad de expresión, los legisladores mexicanos están optando por aumentar la represión. Al final, los partidos políticos sabrán escurrirse por los recovecos legales para desprestigiar a sus enemigos y el pato lo pagaran los ciudadanos comunes y corrientes (quizás esa es precisamente la idea).

4 thoughts on “Lo fácil es prohibir

  1. mmmm, que puedo decir, por casualidad he entrado en casa ajena y tal vez he encontrado un buen lugar al cual ir de visita regularmente.

    He encontrado en tus escritos (recuerda eso del usted y del tu, así que seguir adelante), algo interesante que solo se encuentra en las buenas charlas, me gusta tu forma de decir las cosas, el lenguaje que utilizas y en general aquí se siente como esos muros en los que uno publica lo que se de la gana y si depronto, por casualidad, a alguien se le apetece leer pues estará bien y sino pues también.

    A los mojigatos políticos les da pereza buscar soluciones un tanto más estudiadas para solucionar los inconvenientes sociales, siempre va a ser más fácil y rápido inventarse una nueva ley que obligue al pueblo a hacer algo que no quiere o que “no debe” que tratar de entender el proceder del ser humano. De allí nace lo bien llamado doble moral, que hoy en día se ha vuelto la base sobre la cual muchos gobernantes realizan su labor.

    Saludos.

    Victor.

  2. Biktor, pues como decía un cantante catalán: “Benvinguts, benvinguts, que casa meva es casa teva si es que hi ha casa d’algú” (bienvenidos, bienvenidos, que mi casa es tu casa si es que hay casas de alguien).

    Muchas gracis por tus comentarios

  3. Saludos.

    En Venezuela, mi país, el tema de la tolerancia es mucho más notorio. La discriminación oficial no solo llega con regularidad a la categoria de ley, sino que todos los días se acumulan casos que dejan en evidencia que el acto civilizado de encontrar el punto medio en las conversaciones es un arte arcaíco, necesario pero olvidado. :(

    Aquí como en otros lugares, lo que queda es profesar la idea del dialogo civilizado y recurrir a las acciones civicas que tengamos a la mano para evitar que daños como estos sean ley y revertir aquellas leyes que sean injustas o que sacrifiquen nuestra libertad.

    En fin, un placer leerlo de nuevo :)

  4. Un placer saber nuevamente de ti Iván, y en fin, que nuestra America Latina tiene largos y tortuosos caminos para recorrer. Confiar en la gente quizá sea un acto de inmadura ingenuidad, pero prefiero esa mínima esperanza a la derrota anticipada.

    Un abrazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s